Mitad atún, mitad betún: Betunizer

Texto y foto de Hormigaceo

Si esta página se fundó –entre otras cosas- para poder gritar <<¡oigan queridos, que en España se hacen cosas que son la bomba, y que no todos los cantantes imitan a Jota!>>, orgullosa me siento de mostrarles un fresco ejemplo.

Tremebundo cartel del concierto de Betunizer + Desguace Beni, en Ganímedes/Nasti (21/09/2012)

Tremebundo cartel del concierto de Betunizer + Desguace Beni, en Ganímedes/Nasti (21/09/2012)

Aficionada a rarezas contundentes, el pasado viernes 21 tuve el placer de vivir uno de esos conciertos de los que sales con la boca abierta y el cuello algo dislocado -gracias Giradiscos, gracias Ganímedes-. Y no, no se trata de una banda de San Francisco, sino de Valencia. Señoras y señores, con ustedes, Betunizer. Ellos no imitan a Jota, no… ¡ellos imaginan que matan a Jota!.

Boogie, ritmo imparable, directo, lío.

No puede ser más acertada esta pequeña descripción con la que su sello BCore los presenta y, amigos, comprobarlo fue pura diversión. Desde el minuto uno, el trío levantino hizo explotar el Nasti con un cóctel imposible de ritmo y caos. En aproximadamente una hora fueron brotando las canciones de su nuevo trabajo ‘Boogalizer’ (2012). ¿Post punk, no wave, post hardcore? Todo eso y mucho más.

Portada de 'Boogalizer', álbum de Betunizer editado por BCore

Portada de ‘Boogalizer’, álbum de Betunizer editado por BCore

Entre el poco público, ninguna cabeza podía mantenerse quieta. Todos nos movíamos y movíamos, ¡era irremediable! Los expertos en el campo coreaban mientras los nuevos, aturdidos por la mezcla de deleite y desquicie, no sabíamos bien a donde mirar. Los temas eran todos rápidos y complejos. Los de Betunizer iban, volvían, subían, bajaban, no permitían quitarles el ojo a ninguno de sus tres instrumentos. Caray, pero estos chicos ¿de qué planeta habían salido?

Los dedos Pablo en el bajo ni se veían, sus manos eran un torbellino. <<¡No te relajes!>> le gritaron al batería, y Marcos no se relajó ni mucho menos: qué control en los cambios, cuánto movimiento para solo dos baquetas y dos pies. José, a la guitarra -muy frenética y con efectos marcianos- congeniaba con ambos. Su voz, chillona y menos agradecida, recordaba por momentos a un The Pop Group acelerado. Una pena que no se distinguiesen las letras, porque son tan surrealistas como su directo.

Betunizer no es un grupo normal. Toman el camino dispar de entonar melodías intercaladas y dejar que los instrumentos fluyan, no de manera armónica sino por medio de la locura controlada, de una ejecución cruda e impulsiva. Y, encima, anonadando al personal. Procedentes del “underground” valenciano, se entregan al público, da igual cuánto sea, y dejan salir toda la energía que llevan dentro. Escúchenlos ya en su bancamp; pero, sobre todo, amigos, yo les recomiendo verlos en directo, porque es una de esas experiencias que merece la pena vivir. ¡Bravo!

Concierto de Betunizer en el Nasti (Madrid, 21/09/2012)

Concierto de Betunizer en el Nasti (Madrid, 21/09/2012)

Antes de Betunizer tocaron Desguace Beni. Puede ser injusto juzgarles por lo visto esa noche, porque en comparación pasaron desapercibidos. Ofrecieron un punk básico, armado a base de notas de guitarra distorsionada y un sencillo ritmo, “tupa-tupá” en la batería.