Yo caí, enamorada del garage juvenil

No sé como pudimos llegar al Nasti la noche del 28 de febrero, con ese frío oprimiéndonos el cráneo. Teníamos entradas para la velada Triangle, colectivo cuyos conciertos de jueves (se dice, se comenta) no defraudan.

IMG-20130307-WA0007

Tocaban los Parrots. ¿Y quién son los Parrots? Una banda de chavales de Madrid cuyo directo inmediato volvió loco a todo asistente. Hace poco reflexionamos en la radio sobre la vejez de la música Indie nacional, coincidiendo en que cada vez veíamos a menos jóvenos subidos a un escenario. Vale, después de este concierto puedo decir que estábamos mintiendo. ¡Cómo lo pasamos, oigan!

Desenfadado y con aires de farra, el Nasti derrochaba juventud. ¿Es normal apenas haber pasado el cuarto de siglo y sentirte mayor en un concierto? Cuando llegamos estaban actuando Mushroom Caffeine, rock garagero de Euskadi que me recordó mucho a Ty Segall, al que (según he leído) han teloneado ¡Bravo por ellos!

IMG-20130307-WA0001

Con un loro de peluche entre los micrófonos salió a tocar el trío madrileño. Ya desde el primer tema podía verse al público animadísimo. Aunque empezaron un poco tímidos, la celebración de sus seguidores no era de extrañar. El cóctel garagero resultaba imbatible: ritmo rockanroller + guitarra reverrrberante (ay, el surf) + esa voz de Diego, una voz cruda y teen que ya de por sí era un todo y te trasladaba de repente al otro lado del charco.

Entre risas y melodías pegadizas las canciones de su efervescente EP, Aden Arabie , fueron fluyendo en un in crescendo incontrolable. En la sala todo era pitorreo, baile, abrazos y empujones amistosos ¡Imposible mantenerse quieto! Tal fue el contagio que la canción de despedida acabó con varios asistentes coreando sobre el escenario.

Acostumbrados a ver conciertos con los brazos cruzados, toparse con un directo movidito supone un soplo de aire fresquísimo. Habrá quien no le vaya el rollo macarra universitario, pero cuando la actitud sale natural y no va más allá de la calidad de la música y el disfrute común, quién dice no a pasarlo bien y dejarse de formalidades. Además ¡qué diablos! toparse con grupos que mezclen aires de los Strange Boys y los Libertines en una versión más limpia y a dos pasos de tu casa ¿no es la bomba? Para mí, sí.

IMG-20130307-WA0003

Todas las fotos están realizadas por el Iphone propiedad de Vicente García 🙂

Anuncios