El gran acierto de Materia Oscura

Como me gusta que proyectos como los de Materia Oscura funcionen así de bien. Sin pretensiones, fácil y sencillo de puertas para fuera, porque supongo que organizar estas cosas y coordinarlas tiene lo suyo. Así da gusto gastarse el poco dinero que tiene uno para invertir en música y cultura, porque uno sabe que no caerá en saco roto.

Un fin de semana con un campamento base montado en plena terraza de la interesante Casa Encendida. Desde las 12.00 ya podría dejarse caer uno por allí para pillar las últimas novedades discográficas, conocer de primera mano quién se encuentra tras las discográficas más pequeñitas e interesantes y por qué no charlar animadamente con los amigos mientras el dj pone una buena canción.  El sábado todo esto, junto a los conciertos de Corte Moderno, Travesti Afgano, Antiguo Régimen y Fantasmage, recibieron bastantes visitas. Una pena, que una servidora se perdiera este gran día por encontrarse encerrada en el laberinto de una conocida firma de decoración.

fondo

Pero como me hacía mucha ilusión conocer de primera mano este proyecto allí me presenté el domingo para echar el día completo, muchas gracias a Ángel, y a la Camorra, por guardarme una acreditación para poder invertir mi dinero en comprar preciosas ilustraciones de Chin Chin Records.

Aunque el sol diera un poco el coñazo sobre nuestras cabezas, y más aún sobre aquellos que estuvieron allí perennes durante todo el festival, fue estupendo poder tomarse una cerveza fresquita y entablar conversaciones a la sombra de los vinilos. Y mientras uno ojeaba y contaba sus monedas para ver si le llegaba el dinero, pudimos disfrutar gratis del concierto de Miguelito Nubesnegras. El toledano se había unido en el escenario a Luis y Arturo de Juventud Juché que le acompañaron durante 50 minutos. La verdad que el sonido a veces fue un poco complicado, cosa que hacía que la voz de Miguel no se entendiese muy bien en ciertas ocasiones. Pero me gustó mucho más en cuanto a lo animado que estuvo, ya que la otra vez que le vi en la Siroco había sido un poco más denso. Miguelito es muy majo y agradable y me gusta sus lalalalala y tiene una canción que se llama «Himno de gato» aunque la que más me gusta es «Cabeza Voladora», que también se incluye en el disco de Los Claveles, pero me gusta más su versión.

Tras el descanso de la comida/siesta/café uno vuelve con más ganas de directo y más cuando el festival lo cierran Las Ruinas, que no me defraudaron e hicieron que la semana comenzase con mejor energía.

IMAG0570

Primas en Llamas era la segunda vez que los veía, pensé que iba a ser la primera pero recordé que los vi en el aniversario de Sonido Muchacho. Mi mente lo había intentado borrar porque el directo me pareció terrible. No entendía cómo a muchos conocidos les gustaba tanto. Ayer lo entendí, dieron un gran concierto. Con buena voz y mejor sonido (el sábado muchos me contaron que el sonido había sido bastante desastroso) Pero sigo pensando que suenan mejor en el disco en donde destacaría temazos  como «Óxido». Lo que sigue sin gustarme mucho es lo del ukele, y mira que lo tocan bien, pero es un instrumento que no consigue interesarme mucho. Aunque sigo flipando con Dent May.

IMAG0571

Después vinieron Y, que parecían salir del Berlín de los 90. Electrónica llegada desde Barcelona en formato duo. A mí la verdad no me gusta mucho este tipo de música, pero la gente se lo pasó pipa. Con algún problema en uno de los micrófonos, el set fue potente y denso aunque parecía que iba ir in crescendo al final no hubo, a mi entender, ningún temazo. Me recordaban mucho a Depeche Mode en sus primeras etapas en sus temas en inglés. El rollo oscuro e industrial está volviendo a retormarse y creo que son un claro ejemplo de que Barcelona está a la cabeza en esto. El tema de ‘Tu y yo’ recuerda bastante a Aviador Dro  y su ‘Ondina’, aunque quizás a otros le recuerde a Kraftwerk.

IMAG0572

Pero para mi, los mejores en el escenario fueron Las Ruinas. Directos, potentes y divertidos. ¿Quién quiere más? La gente bailó, cantó y disfrutó de un buen directo. Muy ramones y primitivos. Nadie como ellos para describir las calles del Raval, ¡Que grandes estrofas!. Además, Toni, el batería, que tremendos sus brazos para no parar de tocar, que nivelazo de coordinación. También siento devoción por la voz de Edu, quizás porque me gusta bastante el rock que se hace  al otro lado del atlántico y cómo dicen «Jenny», que me recuerda a estos otros. Y no me olvido del bajista, Jaime, que rollo tenía. La verdad que son un pac super completo y cada vez que oigo los acordes «Secundario del mundo, uníos» mis pies no paran de moverse. Es todo un himno.